DEL SUR A LA URBE

Mi nombre es Juan Ignacio, nacido en el 1991, y criado en el sur de Argentina, donde mis tardes me las pasaba jugando en la calle con amigos, en barrios donde todos nos conocíamos. 

Eventualmente me mudé a Buenos Aires, la gran ciudad. Lugar de caos, por su ritmo, y oportunidades, por su gran afluente de profesionales, instituciones y turismo. Allí realicé mis estudios secundarios en orientación contable, y comencé a notar mi gusto por la docencia cuando se me ofreció ser tutor de estudiantes de años anteriores al mío.

UTNIANO, DE PIES A CABEZA

Realicé mis estudios de Ingeniería Industrial en la Universidad Tecnológica Nacional, Facultad Regional Buenos Aires. Fue allí donde creció aún más mi vocación por la docencia, y nació "Álgebra para todos".

Desempeñe mis funciones como ayudante de cátedra en álgebra durante cuatro años, a la vez que me dediqué a mi emprendimiento de forma paralela. Tuve también el gran gusto de dictar el Seminario de Ingreso a la universidad en dos oportunidades, brindando a estudiantes del secundario las herramientas necesarias para que aprendan, por sus propios medios y méritos, lo necesario para adaptarse a los primeros años en la universidad sin problemas.

Soy un orgulloso egresado de esta hermosa facultad, a la cual le debo muchos años de formación y amistades que allí conocí.

Hoy, es para mi un placer poder utilizar lo aprendido allí en servicio como un servicio para mis estudiantes.

LAS MONTAÑAS LLAMAN

Fiel al origen de mi sangre, a la altitud de la cordillera y el frío de sus tierras, comencé un viaje que cambió el rumbo de mi vida: una experiencia de intercambio en California, para trabajar en centros de esquí. 

De ese primer viaje surgió un ímpetu que no pude detener, que me llevó a seguir haciéndolo, año tras año, y que me dio experiencias y amistades que reforzaron mi vocación de ser independiente, de trabajar de lo que amo y de seguir explorando el basto mundo.

AL OTRO LADO DEL CHARCO

Decidí viajar a Barcelona, en la compañía de una gran persona, Natalia, en busca de otro estilo de vida y experiencias. Nos recibe, rica en historia y cultura, la hermosa ciudad de Barcelona.

Viaja conmigo, éste emprendimiento, el de dar clases de matemáticas. Pues además del amor, la matemática también es un lenguaje universal: uno que hablo bien y quiero seguir transmitiendo.

 

Te invito a formar parte, como yo, de este club de personas que sienten curiosidad y fascinación por la matemática que se encuentra, en todos lados, a nuestro alrededor.